MAZUNTE

Todos necesitamos un lugar donde refugiarnos para cobrar fuerzas y enfrentar los grandes retos que nos encontramos en el camino. Todos necesitamos un baño de sol para no perdernos en la oscuridad. Ese lugar es diferente para cada persona. Para algunos es un lugar inventado, para otros, es un lugar que ya conocen y al que quisieran volver en algún momento. En mi caso, mi lugar es uno que ya he visitado y que deseo o necesito visitar de nuevo. Este lugar  cambia un poco según el momento que esté viviendo. Después de varios días de enfermedad en los que la debilidad se ha aferrado a mí, me hace mucha falta cambiar de aires. Quizá no tengo la oportunidad de hacerlo en este instante, pero tengo la magia de mis recuerdos y la fuerza de mi imaginación…

Cuándo ni el sueño ni el insomnio me ayudan y ni mis labios ni mis manos pueden expresarse, viajo. Viajo en silencio y sin palabras. Viajo al estilo de Depeche Mode:  no tengo que moverme (World in my eyes).  Lo único que puede quitarme la sensación de encierro y sacarme del trance hoy, es ir a ese lugar que tanto ronda mis pensamientos, que me llama constantemente y al que regresaré en cuanto me sea posible. Lo conocí hace tres años, en agosto del 2009. Mi esposo, las niñas y yo estábamos empezando nuestra vida juntos y fue el primer viaje que hicimos los cuatro. Las niñas y yo queríamos ir a la playa. Yo ya necesitaba escuchar la voz de las olas, las cuales a veces me hablan con ternura; otras, con pasión; y, rara vez, con violencia. Las he oído pocas veces en mi vida, pues, desafortunadamente, no voy a la playa tan seguido como quisiera. Mi alma de sirena necesita el mar para cargarse de energía, para respirar, para mantenerse de pie.  Mi esposo escogió Mazunte. Jamás había ido a ese lugar. Sólo una vez había escuchado hablar sobre él.  Mazunte está cerca de Puerto Escondido,  de Puerto Ángel y de Zipolite en Oaxaca.

Mi playa favorita

La palabra Mazunte viene del  náhuatl. Tiene dos posibles significados. Se dice que se deriva de “maxotetia” que significa “por favor

Aquí lavan la ropa con amor.

deposita huevos aquí”. También se dice que se deriva de “mizontle”, especie de cangrejo de colores blanco, rojo y azul que abundaba en esta zona. En el animal que yo pienso cuando escucho Mazunte es en la tortuga. Cada año las tortugas llegan a sus playas a desovar. Un maravilloso espectáculo de la naturaleza que no me ha tocado vivir todavía. Aquí se protege a las tortugas y se busca que los turistas tomen consciencia de que este hermoso animal está en peligro de extinción. Para aprender sobre las tortugas, uno puede visitar el Centro Mexicano de la Tortuga. El objetivo de este lugar es difundir el valor de estos seres vivos en peligro de extinción para lograr que se respete su vida. En el Centro Mexicano de la Tortuga uno puede conocer  y aprender sobre diversas especies de tortugas ; además aquí curan a las tortugas heridas y las ayudan a salir adelante, a sobrevivir. 

Lo que más me gusta de Mazunte es su naturaleza. Es un lugar donde uno se puede olvidar de la ciudad, del ruido, del estrés, de todo. Prácticamente no hay señal de celular y sólo hay pocos sitios con internet para mantenerse comunicado. Casi no hay coches. No hay grandes edificios ni casas. Por el contrario, todo es increíblemente sencillo en este lugar. Algunas casas parecen cabañas. Los restaurantes son pequeños, familiares y al instante uno se siente bienvenido. Por supuesto no es un lugar para las personas que amen los lujos y las fiestas. Aquí uno se ve obligado a convivir con la naturaleza, a liberarse de todas las cadenas que nos pone la gran ciudad. Hay árboles y flores por doquier. La música que se escucha  es totalmente natural: es la noche que canta, es una orquesta de animales, de insectos, de mar y de viento.

La Vida en Mazunte

La playa es muy hermosa y tranquila. A diferencia de otros lugares, no hay multitudes de personas peleando por un buen lugar para asolearse ni tampoco hay tantos vendedores como en Acapulco, donde uno no puede relajarse porque cada cinco minutos alquien quiere vendernos algo. Por lo tanto uno puede estar tranquilo en la playa. Al llegar hundí mis pies en la arena y dejé que las olas me saludaran. El sonido del mar siempre me ha hipnotizado y podría quedarme ahí horas enteras mirando al cielo, inmóvil.  ¡Así me gustaría estar ahora!  Claro que también se pueden hacer más cosas que sólo contemplar la naturaleza. Dimos un paseo en lancha y los delfines nadaban junto a nosotros. Yo amo a los delfines. Cuando tenía 4 años, con mis papás fuimos a la Isla de las Isabeles en Nayarit. Fue un largo viaje y antes de ir a la isla, pasamos la noche en San Blas. Al día siguiente nos llevaron en lancha a la isla. El recuerdo que prevalece en mí es el de los delfines nadando a nuestro lado, acompañándonos en el camino. En Mazunte tuvimos una experiencia parecida y yo no podía dejar de sonreír mientras observaba a los delfines divertirse muy cerquita de nosotros. Me pasé la casi todo el tiempo tratando de tomarles una buena foto pero lo único que pude atrapar fue la borrosa silueta de uno de ellos. El objetivo principal de ese paseo en lancha era ver a las tortugas y nadar cerca de una de ellas. Para mí no podría resultar mejor puesto que los delfines y las tortugas son mis animales favoritos. La mayoría de las tortugas que vimos eran parejas apareándose, nos tocó el momento romántico del día y por supuesto no faltaron las bromas y las risitas chistosas de algunos. Más tarde el guía vio una tortuga solita, se lanzó por ella y la atrapó. Algunos nos aventamos al agua y estuvimos cerca de ella. Después,  con mucho cuidado, sin lastimarla, la subió a la lancha sólo por unos instantes. Por último fuimos testigos de su triunfal regreso al agua. Tuvimos unos refrescantes minutos en el agua antes de subirnos  a la lancha y regresar a la playa.

Caminando en Mazunte

En Mazunte no sólo hay arena, brisa y mar; también hay una montaña, muchísimos árboles y una gran variedad de flores. Mazunte es azul y es verde:  el paraíso. Su noche es un oasis de paz. Por contemplarla, no quería dormirme. La primera vez que fuimos, cayó una fuerte tormenta. En la densa negrura sólo se veían los truenos. Su sonido era tan estruendoso como fabuloso. Recuerdo que dormí poco esa noche. Siempre he sido una feliz insomne irremediablemente enamorada de la noche. En Mazunte hay más naturaleza que tecnología. Por eso hay poca iluminación en la noche y en los lugares donde no llega  luz, en verdad no se ve nada. La segunda vez que fui a Mazunte, mi esposo y yo después de cenar, muy cansados, decidimos regresar a nuestra cabaña. Fue un largo recorrido y la única manera de ver hacia donde íbamos era con la poca luz del  celular que afortunadamente llevábamos con nosotros.

En la tarde o en la noche hay varios lugares para cenar, para tomar una copita e inclusive para jugar scrabble. Recuerdo el mini bar de una mujer italiana muy agradable y platicadora, quien estaba feliz en Mazunte y no tenía planes para regresar a Italia. Ahí uno se puede tomar una copita, un delicioso postre y disfrutar de la música o de una película. El lugar que más me gustó se llama Kumbala. En ese lugar hay música, se puede cenar a gusto, los dueños son también muy agradables. Hay juegos como scrabble, backgammon y también hay varios libros interesantes que uno puede leer mientras está ahí.

Recorrido en la lancha y las tortugas en pleno romance.

Las personas son abiertas, respetuosas y tolerantes. No hay moda que seguir ni prejuicio que sufrir.  Cada persona es libre de ser ella misma. Por eso me sentí en casa, mi yo hippie-bicho raro se sintió cómodo aquí.

Desafortunadamente uno no puede quedarse eternamente en el paraíso. ¡Adiós Mazunte!

En días como hoy, cuando la nostalgia emerge, me pregunto si me funcionaría juntar los pies y repetir tres veces “Quiero regresar a Mazunte. Quiero regresar a Mazunte. Quiero regresar a Mazunte.”, como lo hizo Dorotea para salir de Oz y regresar a su casa en Kansas.

Advertisements

~ by Naraluna on September 14, 2012.

One Response to “MAZUNTE”

  1. Nice post. I was checking constantly this weblog and I am impressed!

    Extremely helpful information specially the closing phase :
    ) I maintain such info much. I was looking for this particular info for a
    long time. Thanks and best of luck.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: