Una Reunión y Libertad

Para ser libres hay que soltar nuestro pasado, dejar de arrastrar lo que nos hizo daño, lo que nos hizo enojar, lo que nos llenó de miedo. Necesitamos cerrar ciclos para poder abrir nuevos, pero hacerlo no es tan sencillo. No lo es.

Hay cosas que vivimos en la infancia y adolescencia que nos limitan, dañan, que nos obligan a escondernos, a desear ser invisibles. Nos colgamos etiquetas que después ya no sabemos cómo quitarnos. Yo crecí siendo la flaca fea, la Vitola, la “No te acerques” y aún después del cambio de escuela, de haber superado la adolescencia, me seguí viendo como esa flaca fea que todo lo hacía mal. Comencé la edad adulta deseando hacerme invisible y mis palabras vivían encerradas en un cajón.

Siempre he deseado ser libre y en estos años aprendí que para serlo necesito superar mi pasado y tener fe en mí.   Ha sido un arduo trabajo, principalmente tuve que enfrentarme a mí misma, dejar de ver sólo mis defectos y reconocer también mis cualidades.  Logré perdonarme a mí misma y perdonar a quienes en algún momento me hicieron daño. Fue después de los 35 años cuando, por fin, me atreví a mirarme al espejo y sonreír.

Poco tiempo después de eso, me deshice de mi capa de invisibilidad, abrí el cajón donde escondía mis palabras y comencé a sacarlas.  Me sentí fuerte para volar, me sentí bien, muy bien.  Creí que ya había soltado mi pasado y que la libertad llegaba a mí. Estaba segura de haberme despedido de la flaca fea, de haber cerrado ese capítulo, pero no era así, todavía dolía un poquito ese recuerdo.

Mis compañeros de preescolar, primaria y secundaria (la prepa la estudié en otra escuela) organizaron una reunión, una reunión grande, en la cual buscaron convocar a la mayor cantidad de compañeros posible, pues justo este año se cumplieron los 20 años de que terminamos la prepa.  Cuando supe de esta reunión, me emocioné mucho. Habían pasado mucho tiempo de la ultima vez que vi a la mayoría de mis compañeros.  Había a quienes tenía mas de 25 años de no ver. Quería verlos, sobre todo, a aquellos con los que he estado en contacto en las redes sociales (Facebook) en los últimos años. Estaba entusiasmada y no dudé en decir que sí.

No pensé en cómo me sentiría después de confirmar mi asistencia.  Insegura y nerviosa, la flaca fea parecía apoderarse de mí a ratos. Me preguntaba si  yo estaba fuera de lugar, si participar en la reunión era una mala idea. Se mezclaban los buenos y los malos recuerdos; obviamente mis demonios seguían presentes en mi vida. Confieso que consideré la posibilidad de no ir pero sabía que me arrepentiría si dejaba que mis demonios ganaran. Eran más fuertes mis deseos de ver a varios compañeros que de esconderme. También entendí que esta sería una buena oportunidad para cerrar el ciclo y reconciliarme con mi pasado, conmigo misma.

El esperado día llegó. Algo tan sencillo como una reunión me tenía muy nerviosa y me sentía un poco torpe; sin embargo, decidí hacer lo que normalmente hago: ser yo misma y no preocuparme por lo que los demás pensaran de mí, ser yo misma y dejar que las cosas se acomodaran y fluyeran, ser yo misma y disfrutarlo.

Reunión 2015

Reunión 2015

Apenas llegué,  lo primero que recibí fue un fuerte abrazo (que no me esperaba) de mi compañera, una de las organizadoras del evento. No pude evitar sonreír y me sentí tranquila. Comencé a saludar a mis compañeros. Al principio fue un poco extraño. Las pláticas comenzaban con un “Hola. ¿Cómo estás?”, “¡Qué gusto!”, “¿Qué haces ahora?” y así poco a poco se iba rompiendo el hielo. La mayoría de los que fuimos estamos casados y tenemos familia.  Nos vimos con gusto, curiosidad, cariño y/o nostalgia. Hubo muchos abrazos, risas compartidas, fotos y también sorpresas. Recibí muestras de cariño de personas que no me esperaba y escuché historias que no imaginaba. Hubo dos personas a quienes siempre consideré muy populares y alegres que me compartieron una parte de su vida. Ambas sufrieron momentos complicados en la escuela, en algún momento vivieron algo parecido a lo que yo viví y a una de ellas también le costó trabajo ir a la reunión; afortunadamente sí decidió ir y pudimos coincidir unos instantes. Todavía sigo sorprendida por esas historias y también agradezco que las hayan compartido conmigo.  Cada día se aprende algo y ese día yo aprendí de ellas.

Aunque no era mi idea ni tampoco mi deseo, hablé del pasado y eso me quitó un enorme peso de encima. No es lo mismo hablarlo con personas ajenas a hablarlo con las personas que estuvieron ahí. Sentí un gran alivio y la certeza de que ya no necesitare volver a hablar de eso.

Conviví con varios compañeros y fui yo misma con todas mis cualidades y defectos y me sentí bien, alegre y en paz.   Me divertí mucho. Vi a las personas que quería ver y a la mayoría pude expresarles el gusto que me dio verlas.  Pude convivir un rato con ellas y no se imaginan las ganas que tenía de platicar con ellas, de acercarme.  Tomé muchas fotos (aunque reconozco que me faltó tomar más fotos) y disfruté mucho el momento.

Aunque no conozco sus vidas, sólo lo poquito que pude percibir y lo que me permiten ver en las redes sociales, la mayoría de mis compañeros me parecieron felices, con muchas metas y sueños que cumplir; nuestros prejuicios y rollos del pasado no estuvieron presentes esa tarde.  Entre abrazos, risas y palabras, me fui liberando del pasado.  Aunque nos toca a cada uno de nosotros hacernos cargo de nuestras heridas y sanar solos, este fin de semana tuve la oportunidad de cerrar un ciclo acompañada, pude reconciliarme con mi pasado y ser feliz con mi presente.

No sé qué pasará mañana. No se si la vida vuelva a reunirnos de nuevo. Sólo sé que ahora puedo mirar atrás y sentirme a gusto.  En mi presente, a mis 38 años, me sentí feliz, libre y me divertí en un lugar donde nunca pensé que eso fuera posible. Me quedo agradecida, contenta y abierta a lo que venga ahora.

La vida está llena de sorpresas, de muy felices sorpresas.

Advertisements

~ by Naraluna on June 2, 2015.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: